dilluns, 28 de juliol de 2014

El increíble hombre Joserra

Después de que Joserra y pequeña Wilma se enamoraran ha habido un gran caos entre las  malas Amigas (hay de todo en la viña de Joserra). Celos, envidias, venganzas, canicas. De todo.

El caso es que para solucionar el problema sólo se me ocurrió ir a visitar al Mono para que nos leyera el oráculo, nos dijera cuál era el dichoso problema y cómo solucionarlo. Nos miró por encima de sus gafas de nacimiento y nos dijo: "dadle un Cacaolat fresquito cada día, y ya veréis lo que sucede".




Así que mandé a Borja's al súper y le encargué 50 litros de Cacaolat. Él como siempre protestó. Borja's es de esa clase de personas que le cuesta hacer favores, y más si son para Joserra, como habrás podido comprobar... Quería ir a una exposición muy bonita de una tal Dámaris Mitre, que hacía ilustraciones, canciones y tiraba globos de agua. Así que allí nos fuimos, hasta Santorcaz, con los 50 litros de Cacaolat debajo del brazo de Borja's. 

La verdad es que Dámaris Mitre dibujaba la mar de bien. Retrataba cerillas, cebras, pollitos, chicles, zapatos, pitos y patos. Cantaba regular pero mejor que una bruja triste. Y los globos de agua eran de colores bastante graciosos.

Borja's se acercó a Dámaris para que a ella le quedara constancia de que habíamos estado allí y de paso felicitarla por su obra. Pero para mi sorpresa añadió algo más: "Dámaris, debes saber algo, Joserra es tu fan número uno". Dámaris se puso tan nerviosa que nos cantó una canción de Alvin y lar Ardillas, nos dio un par de globos de agua que yo me metí en el sujetador sin poderlo evitar y nos regaló una ilustración para Joserra. La de Pitos y Patos, estaba claro.

Llegamos a casa de Joserra a las siete de la tarde con la dichosa ilustración de 2x2 metros, 3 ó 4 tallas más de sujetador y los 50 litros de Cacaolat. Inmediatamente empecé a darle vasos llenos de la bebida mágica. Entre sorbo y sorbo Borja's aprovechó para sorprender a Joserra con su regalo, "¡mira te hemos traído un dibujo de tu ilustradora favorita!". Se hizo el silencio silencioso.

Después de tres vasos de Cacaolat (yo me había distraído mirando mi nuevo escote en el espejo), Joserra habló:

- "No tengo ni la más remota idea de quién es esta mujer". 

- "Pero si la ilustración de los Pitos y los Patos te encanta". Insistió Borja's.

- Ahora sí, me encanta, pero es la primera vez en mi vida que la veo.

- Te equivocas como pequeña Wilma se equivoca al pronunciar su propio nombre. Has sido fan toda tu vida. Punto. Y otro punto.

Como no había más que hablar comenzamos a construir un marco bonito para la ilustración. Entre todos serramos la madera, la forramos de tela, pusimos el cristal y lo enmarcamos. Una obra de arte que nos llevó 2 meses terminar. Yo insistía con el Cacolat cada día, pero tanto trabajo no nos hizo darnos cuenta de lo que estaba pasando. Una buena mañana fui a casa de Joserra con el taladro de Germán para colgar por fin "Los Pitos y los Patos". Joserra se puso manos a la obra y fue cuando por fin nos dimos cuenta de lo que había estado ocurriendo en esa casa... Borja's y yo nos miramos con ojos del malo de Roger Rabbit... ¡Joserra estaba taladrando la pared sin más, no necesitaba escalera!. ¡Joserra medía 1'98!.

A los 5 minutos llegó el Mono con una bolsa llena de pantalones nuevos para Joserra porque ya sabía  lo que había ocurrido. La idea de darle el Cacaolat era para que creciese mogollón y que las malas Amigas, malas pécoras, no pudiesen decir que pequeña Wilma era un problema por ser ligeramente más alta que Joserra. Como siempre el Mono había solucionado todos nuestros problemas y la relación de amor entre pequeña Wilma y Joserra siguió adelante sin habladurías ni cacahuetes.

Ahora Joserra mide 1'98 y yo voy cantando "Boys, boys, boys, I'm looking for a good time" de su mano.





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada